ELIGE MADERA

Las barreras

Pese a todas las ventajas, la construcción en madera en altura enfrenta desafíos. Uno es ganarse el espacio en la mente de las personas: que para nadie sea increíble la construcción de un edificio de 30 pisos en madera. Dos, los costos aún son más altos que en una construcción tradicional de acero y concreto, aunque eso debería cambiar a medida que se masifiquen. Tres, hay mitos que rodean el uso de la madera, en especial ante incendios y terremotos.

Este último punto es probablemente el más sencillo de despejar. Quemar un tronco de madera no es sencillo, como puede atestiguar cualquiera que haya querido encender fuego para un asado. Hay todo tipo de técnicas, que van desde usar papel enrollado hasta astillas y palitos. Sólo cuando el fuego ha “prendido” se pone un tronco. Y el tronco se quema lentamente. Con los paneles de madera maciza ocurre lo mismo: es difícil prenderlos y cuando ocurre, se queman lentamente y de un modo predecible.

Los terremotos son otro motivo de preocupación. Sin embargo, como las fuerzas en un sismo son proporcionales al peso de las estructuras que las reciben, las construcciones en madera (más livianas que las de albañilería u hormigón) reciben impactos menores que las de materiales más pesados. Además, gracias a las conexiones por medio de clavos y fijaciones, los sistemas constructivos basados en madera diseñados correctamente disipan mejor las energías de un sismo. En resumen, son más flexibles y menos susceptibles a colapsar si alguna de las partes de la estructura falla.

La producción de madera se puede hacer de manera sustentable. El cultivo de bosques de rápido crecimiento y con la gestión adecuada es esencial para conseguir una producción a gran escala que facilite la construcción en madera. Según los cálculos de Michael Green, en Norteamérica se cultiva suficiente madera en 13 minutos como para construir un edificio de 20 pisos.

Otra barrera son los códigos de construcción, que en muchos lugares no permiten el uso de madera para obras de más de cuatro pisos. En agosto de 2018, Oregon se convirtió en el primer estado estadounidense en cambiar su código de construcción para permitir la construcción de edificios de madera. En contraste, el Reino Unido prohibió a partir del 21 de diciembre de 2019 todos los recubrimientos combustibles en edificios de más de 18 metros de altura, lo que incluye la madera. Si bien la decisión se tomó en respuesta a la tragedia del incendio en la torre Grenfell en Londres, donde 72 personas murieron en un incendio, el recubrimiento en ese caso era de plástico.

Cuando a uno le dicen que algo es tan espectacular que puede cambiar el mundo, la reacción natural es de escepticismo. Puede ser que los rascacielos en madera sigan siendo una promesa. Pero los argumentos son suficientemente convincentes como para que al menos la construcción de edificios en madera se desarrolle en paralelo con los materiales que ya existen.

Más de Elige Madera

04/09/2019

El futuro es urbano

El cambio climático y el crecimiento demográfico están íntimamente relacionados.

Leer artículo

04/09/2019

El caso de la madera

La construcción de edificios puede ser más verde. Y la madera ofrece un conjunto de ventajas y beneficios que por años fueron ignorados.

Leer artículo

04/09/2019

Las barreras

Pese a todas las ventajas, la construcción en madera en altura enfrenta desafíos. Uno es ganarse el espacio en la mente de las personas: que para nadie sea increíble la construcción de un edificio de 30 pisos en madera.

Leer artículo

04/09/2019

Ventajas de la construcción en madera.

La madera se presta para la fabricación de partes y piezas, las que luego se envían para su ensamblaje in situ. Eso acorta los plazos y acrecienta la seguridad y precisión.

Leer artículo