ELIGE MADERA

El futuro es urbano

El cambio climático y el crecimiento demográfico están íntimamente relacionados. A medida que la población crece, aumenta la demanda por agua, alimentos y viviendas. Las demandas del ser humano están transformando el planeta.

La población urbana ha aumentado de manera exponencial, desde 751 millones en 1950 a 4.200 millones en 2018 y todo indica que esta tendencia continuará. Según las Perspectivas de Urbanización Mundial 2018 de la ONU, de aquí a 2050 el 68% de la población mundial vivirá en ciudades, significativamente por encima del 55% actual, tanto por el desplazamiento de la población rural a las ciudades como por el crecimiento demográfico. El resultado es que 2.500 millones de personas más vivirán en ciudades para esa fecha.

La población urbana ha aumentado de manera exponencial, desde 751 millones en 1950 a 4.200 millones en 2018 y todo indica que esta tendencia continuará. Según las Perspectivas de Urbanización Mundial 2018 de la ONU, de aquí a 2050 el 68% de la población mundial vivirá en ciudades, significativamente por encima del 55% actual, tanto por el desplazamiento de la población rural a las ciudades como por el crecimiento demográfico. El resultado es que 2.500 millones de personas más vivirán en ciudades para esa fecha.

La expansión territorial urbana, hacia afuera, no es la óptima. Resulta más eficiente el crecimiento hacia arriba, aprovechando los servicios (energía, sanitarios, transporte) ya existentes. Y aunque hay esfuerzos conscientes por conseguir un desarrollo urbano sustentable, con edificios “verdes”, los resultados no son lo que parecen.

En los países desarrollados, las autoridades están endureciendo las exigencias a los desarrolladores urbanos, imponiendo estándares de “cero carbono”. A partir de enero de este año, todos los edificios públicos en la Unión Europea deben construirse conforme a estándares “cercanos a energía cero” o “cero carbono”. En los edificios de energía cero (EEC, en inglés), la demanda de energía es equivalente a la generada por el propio edificio a través de energías renovables y eficiencia energética, lo que deja el consumo energético neto en niveles muy bajos o reducidos a cero. Y el resto de las construcciones tendrá que someterse al mismo estándar para enero de 2021.

¿Dónde está el “pero”? Las normas se aplican al edificio en funcionamiento, sin considerar su construcción. Y se estima que las emisiones en la etapa de construcción pueden representar entre 30% y 60% del total a lo largo de la vida de una estructura.

Michael Green es un arquitecto canadiense reconocido como el “gurú” de los rascacielos en madera. Desarrolló un sistema de construcción al que bautizó como FFTT para utilizar los nuevos paneles de madera laminada que, en sus palabras “cambiaron la escala”. La madera, según Green, tiene magia. “Las personas que entran a mis edificios de madera tienen una reacción diferente”, comentó en un TED Talk. “Nunca he visto a nadie abrazar una columna de concreto o acero, pero sí me ha pasado en edificios de madera”, dijo.

A medida que las ciudades crecen, advirtió, aumenta el uso de concreto y acero. “Son buenos materiales. Son los materiales del siglo pasado. Pero también son materiales con una gran demanda energética y una gran emisión de gases de efecto invernadero”. Este último punto es clave: “El acero representa casi 3% de las emisiones de efecto invernadero producidas por el hombre y el concreto es más del 5%. Así que, si lo piensan, el 8% de nuestra contribución a los gases de efecto invernadero hoy, viene de estos dos materiales solamente. No pensamos mucho en eso y, creo que, por desgracia, tampoco pensamos en construcciones tanto como deberíamos”, señaló.

Un estudio del think tank británico Chatham House corrobora que el concreto representa casi 8% de las emisiones de carbono en el mundo. Más de la mitad de esa cifra (5%) se explica sólo por el proceso de fabricación de cemento. Y el acero (la mitad se usa en la construcción) es responsable de otro 8% de las emisiones. La industria cementera está haciendo un esfuerzo y ha reducido sus emisiones en los últimos años, pero el reporte de Chatham House advierte que el desarrollo y utilización de los cementos bajos en carbono es demasiado lento.

¿El desafío de Green? “Tenemos la cultura de que la Tierra produce nuestros alimentos y tenemos que avanzar hacia una cultura en que la Tierra debiera producir nuestras viviendas. ¿Cómo vamos a lograrlo a esta tasa de urbanización con edificios de madera de sólo cuatro pisos?”

Más de Elige Madera

04/09/2019

El futuro es urbano

El cambio climático y el crecimiento demográfico están íntimamente relacionados.

Leer artículo

04/09/2019

El caso de la madera

La construcción de edificios puede ser más verde. Y la madera ofrece un conjunto de ventajas y beneficios que por años fueron ignorados.

Leer artículo

04/09/2019

Las barreras

Pese a todas las ventajas, la construcción en madera en altura enfrenta desafíos. Uno es ganarse el espacio en la mente de las personas: que para nadie sea increíble la construcción de un edificio de 30 pisos en madera.

Leer artículo

04/09/2019

Ventajas de la construcción en madera.

La madera se presta para la fabricación de partes y piezas, las que luego se envían para su ensamblaje in situ. Eso acorta los plazos y acrecienta la seguridad y precisión.

Leer artículo